La Reina que llevó el Carnaval de Mazatlán hasta Río de Janeiro

Leda Garrido

Todas las historias del Carnaval de Mazatlán tienen el toque de realismo mágico que hace grande a esta fiesta, pero hace 50 años, en el puerto sucedieron hechos que seguramente hubieran llamado la atención de Gabriel García Márquez.

Una joven, la cuarta de 10 hermanas, fue convencida por su madre para competir por la corona de la máxima fiesta de la tradición porteña. De belleza única, de padre chino y madre mazatleca, Alma Rosa Chío enamoró a todo el que la conoció e hizo palpitar corazones con tan solo una mirada de sus ojos verdes.

Por enfrente de la casa de sus padres, corrieron ríos de refrescos de la marca refresquera que patrocinó la fiesta, de la que cada corcholata equivalía a un voto. El último día previo al conteo, un admirador hasta hoy desconocido le envió un camión repleto de producto que primero fue consumido por sus seguidores, pero no se dieron abasto.

La elección se convirtió en un campo de batalla en el que no podía faltar la polémica, pues su rival fue señalada por presuntamente romper las reglas y entregar corcholatas nuevas. El quiosco de la Plazuela República, justo arriba de donde estaba el negocio del padre de Alma Rosa, fue testigo del conteo.

De manera inédita, tardaron cuatro días en definir el resultado de la contienda. La joven no pudo hacer suya la corona más grande, pero se quedó con algo mejor: ser la reina de los Juegos Florales, la fiesta que vestía de elegancia al Carnaval.

El día de su coronación, una calesa fue hasta su casa para llevarla al hoy desaparecido Cine Teatro Zaragoza, que cada año montaba una alfombra roja para recibir a lo más selecto de la sociedad que así podía lucir abrigos, trajes, joyas. Los mazatlecos que no alcanzaban a entrar hacían valla para poder ser testigos de ambos espectáculos: la reina y su corte.

Alma Rosa vistió un traje enviado por la Embajada China, en respuesta a una solicitud de sus padres. Era blanco resplandeciente, con un dragón rebordado para darle efecto de tercera dimensión. Brillaba en el escenario. En los desfiles utilizó el realizado especialmente para ella por el reconocido diseñador Jorge Echeagaray.

Alejandro Algara, el tenor mexicano más famoso de la época, el intérprete favorito de Agustín Lara, entonó “Granada” potenciado por la excelente acústica del lugar. Por motivos desconocidos, el poeta que la coronaría no se presentó, y correspondió hacerlo al entonces presidente Municipal, don Mario Huerta.

Pero la historia no termina ahí. La coronación de Alma fue el primer evento televisado del Carnaval, a cargo del Rey del Entretenimiento por décadas, Raúl Velasco. Él quedó impactado por la belleza de “La Chinita” y la invitó a visitar nuevas tierras: a representar a México, y por supuesto a Mazatlán y Sinaloa, en el Carnaval insignia de todo el mundo, el de Río de Janeiro. Nunca más una soberana mazatleca llevó su belleza a la tierra de la samba.

Alma Rosa se convirtió así en un ícono de belleza que la llevó a participar, de la mano de Televisa, en los más importantes concursos, como el de Miss México Cannon Mills, Miss Bikini Internacional y Señorita Polaroid.

Ofertas para el modelaje y la actuación le llovieron, pero decidió priorizar sus valores familiares, que la llevaron a tomar otras decisiones

Y si creían que la historia carnavalera terminaba ahí, pues no. Su experiencia llevó a más mujeres de su familia a ser parte de la historia de la fiesta. Se creó una dinastía carnavalera: dos años después que ella, su hermana Celia se coronó como Reina de los Juegos Florales, sus sobrinas Lai Hing y Siu Audelo Chio fueron Reinas del Carnaval e Infantil, respectivamente. Su propia hija, Chi Mei Kei, fue soberana infantil.

UN MUNDO DE RECUERDOS

En el momento de la entrevista, Alma Rosa se prepara para celebrar sus 50 años de reinado. Ni la pandemia podrá detener el paso de una de las reinas emblemáticas de la fiesta.

Luce hermosa ataviada en un vestido en terciopelo rebordado en pedrería. Este también es un obsequio de la Embajada China, pero ahora no a solicitud de su familia, fue un regalo que llegó de manera sorpresiva a su puerta.

“Tocaron a la puerta, era la paquetería. Venía a mi nombre con un mensaje: Un vestido para la reina de la comunidad china”, comparte emocionada.

Sus ojos verdes brillan, ante el recuerdo de la presencia fiel de sus padres en cada uno de los caminos recorridos y las experiencias disfrutadas. A su alrededor, su familia, sus hijas, sus nietos y yernos, su hermana y amigos. Todos apoyándola como en su momento lo hicieron sus padres.

Para los desfiles de Carnaval mandó traer desde China trajes regionales para que sus seres queridos la acompañaran. Su agradecimiento a Mazatlán es innegable.

“Siempre me encuentro con personas que me manifiestan su cariño. Hasta quienes me dicen: De niño, yo siempre estuve enamorado de usted, desde que fue Reina de los Juegos Florales”, refiere.

Acepta que su candidatura carnavalera fue resultado de cumplirle un sueño a su madre, pero gracias a ello pudo vivir experiencias únicas, todas ellas enmarcadas por el cariño que siempre le manifestaron los mazatlecos, los sinaloenses.

Recuerda la porra durante el concurso Miss México Cannon Mills, las voces y energía de los sinaloenses que estudiaban en la Ciudad de México,

“Recuerdo a los estudiantes echando porras por mí, pues también había otra favorita. Nunca escuché el nombre de la ganadora, solo de repente sentí que me echaron a los hombros el abrigo de mink que era parte del premio”, recuerda entre risas.

El título iba acompañado también por un carro Volkswagen y un contrato de 10 mil pesos mensuales por dos años.

«Era muy buen dinero, tan solo el carro costaba entonces 18 mil pesos”, compara.

Imborrable también, el viaje a Río de Janeiro en el avión de Televisa, rodeada de artistas y el glamour de la farándula, el representar a México en la fiesta carnavalera insignia a nivel mundial, distinción que no se ha vuelto a dar.

Alma Rosa se resistía a vivir la experiencia de ser la fuente de inspiración de la fiesta carnavalera. Por amor a su madre aceptó hacerlo. Hoy sabe que esa decisión cambió totalmente su vida y la de su familia. Hoy celebra con orgullo los primeros 50 años de ese momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Muere Tomás Boy; famoso exjugador y entrenador de futbol

Mié Mar 9 , 2022
Murió el exfutbolista y entrenador de futbol mexicano Tomás, “El Jefe” Boy, tras ingresar de emergencia a un hospital por una tromboembolia pulmonar. El exfutbolista de 70 años, quien también fue técnico de Mazatlán y Tigres, fue ingresado a un hospital para su atención adecuada luego de haber sentido malestares y sufrir una tromboembolia pulmonar, que es un taponamiento arterial pulmonar a […]