Día de Muertos, una tradición mexicana que se celebra hoy 2 de noviembre

En la época prehispánica el culto a la muerte era uno de los elementos básicos de la cultura, cuando alguien moría era enterrado envuelto en un petate y sus familiares organizaban una fiesta con el fin de guiarlo en su recorrido al Mictlán. De igual forma le colocaban comida que le agradaba en vida, con la creencia de que podría llegar a sentir hambre.

El Día de Muertos en la visión indígena implica el retorno transitorio de las ánimas de los difuntos, quienes regresan a casa, al mundo de los vivos, para convivir con los familiares y para nutrirse de la esencia del alimento que se les ofrece en los altares puestos en su honor.

En esta celebración de Día de Muertos, la muerte no representa una ausencia sino a una presencia viva; la muerte es un símbolo de la vida que se materializa en el altar ofrecido. En este sentido se trata de una celebración que conlleva una gran trascendencia popular ya que comprende diversos significados, desde filosóficos hasta materiales.

La celebración del Día de Muertos se lleva a cabo los días 1 y 2 de noviembre ya que esta se divide en categorías: De acuerdo con el calendario católico, el 1 de noviembre corresponde a Todos los Santos, día dedicado a los “muertos chiquitos” o niños, y el día 2 de noviembre a los Fieles Difuntos, es decir, a los adultos

Cada año muchas familias colocan ofrendas y altares decorados con flores de cempasúchil, papel picado, calaveritas de azúcar, pan de muerto, mole o algún platillo que le gustaba a sus familiares a quien va dedicada la ofrenda, y al igual que en tiempos prehispánicos, se coloca incienso para aromatizar el lugar.

Fuente: www.gob.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Pan de Muerto, sus variaciones y sabores

Mar Nov 2 , 2021
El Pan de Muerto se caracteriza por ser redondo y tener una bolita al centro, que emula un cráneo, así como cuatro tiras que representan los huesos. Existen tamaños pequeños hasta familiar. Puede ser elaborado como un pan de anís tradicional; con ajonjolí en la parte superior; con azahar, ralladura de naranja, mantequilla y azúcar espolvoreada. Hay otras versiones rellenas con crema, nata, mole, chocolate y más. […]